Parto con orgasmo… ¿Es posible?

embarazada fisioterapia

¿Realidad o Ficción sobre el Parto con Orgasmo?

Ojalá todos fueran así, pero la verdad que llevo tiempo dedicada al mundo del embarazo y no he visto muchos… ¡Por no decir ninguno! Pero no pierdo la esperanza y deseo que todas tengamos un parto orgásmico.

Desde un punto de vista biológico, tener un orgasmo durante el parto no es algo raro y puede ayudar a bloquear el dolor. Quizás lo más importante sea confíar en nuestro cuerpo, fluir, relajarnos y sentirnos seguras. Así nuestro útero se contraerá de manera rítmica y quien sabe si llegaremos al punto del orgasmo. Se cree que cuando la cabeza del bebé roza el periné puede estimular una respuesta erótica clave en el orgasmo femenino.

Una investigación realizada en Francia encontró que el 32% de las mujeres que han tenido un parto experimentaron un orgasmo; el 43% experimentaron signos de placer, aunque sin orgasmos. De las mujeres encuestadas 9 dijeron abiertamente haber sentido el mejor orgasmo de su vida, durante el parto.

Esta es la historia de Isabel Patterson:

Recuerdo que comencé a tener esas sensaciones cuando mis contracciones se intensificaron y estaba cerca de dar a luz. Era la más increíble excitación, que comenzaba en mi pelvis e irrigaba toda la parte inferior de mi cuerpo. Era una ola tras otra de lo que sólo puedo describir como placer puro. Mi pelvis comenzó a empujar involuntariamente hacia abajo y mis piernas temblaban mientras que yo experimentaba un prolongado orgasmo que me pareció que fue de horas. Tuve a mi bebé sin ningún tipo de asistencia para el dolor y mi recuperación fue increíblemente rápida porque no sufrí desgarró ni necesité sutura. Me sentía maravillosa, pero un poco confundida y avergonzada por lo que había vivido; además, un poco culpable por haber experimentado algo usualmente asociado con el coito durante el nacimiento de mi hija”.

Según Leilah McCraken:  “Las sensaciones del parto, cuando las dejamos aflorar, son altamente sensuales. Durante el alumbramiento jadeamos, gritamos y echamos la cabeza hacia atrás. Esto es sexualidad con un propósito: estamos tomando oxígeno extra, liberando adrenalina en nuestro torrente sanguíneo y ensanchando nuestra pelvis. Y cuando el bebé sale, estamos en éxtasis, embelesadas por la más intensa carga hormonal que jamás hemos experimentado”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te ayudo a brillar en tu maternidad sin dejar de ser tu misma

Soy Laura Vázquez fundadora de Luce tu Embarazo y quiero acompañarte en el maravilloso mundo de la maternidad, desde tu embarazo hasta tu recuperación postparto.


    ×