¿Qué comer durante el embarazo?

nutrición embarazo

¿Quieres saber qué alimentos no puedes comer durante el embarazo? ¿Y cuáles son los alimentos prohibidos?

Quizás una de las primeras cosas que se pregunta una embarazada es que puede comer y que no durante el embarazo. Seguro que antes de saber que estabas embarazada, comiste jamón, alguna copilla de más… ¡Tranquila porque a la mayoría nos ha pasado! Yo suelo llevar una alimentación bastante estricta y antes de enterarme que estaba embarazada, el primer mes comí jamón más que nunca, hasta bebí cervezas y vino (jamás lo hago en mi vida normal), parecía que mi inconsciente sospechaba que estaba embarazada…

Pero una vez ya te enteras que estas embarazada, no hay excusas para empezar a cuidar a tu bebé y sobre todo cuidarte a ti.  Se que hay muchas prohibiciones e incomodidades durante el embarazo, pero todo merece la pena cuando ves la carita de tu bebé.  A demás, siempre puedes pedir que te lleven un buen bocata de jamón cuando des a luz. Bueno vamos a dejar el tema del jamón que me entra un hambre, y como también estoy embarazada os entiendo muy bien.

Cuando daba preparación al parto, recuerdo esta clase como una charla entre todas, cada día aprendía algo nuevo. Era gracioso porque algunas embarazadas podían comer de todo y otras no. Imaginaros a las embarazadas revolucionadas cuando una podía comer jamón serrano congelado y otra no podría ni olerlo.

Al final cada ginecólogo es diferente, algunos les dan mucha importancia a la alimentación y otros por ejemplo son más permisivos. Para mí es muy importante llevar una dieta sana y saludable durante el embarazo. La mami está formando una personita que merece los mejores nutrientes. La alimentación del bebé depende totalmente de lo que su madre ingiere. La calidad es más importante que la cantidad.

En esta entrada del blog, vamos a hablar sobre las pautas básicas y más estrictas de alimentación. Recuerda que la información de salud contenida en este blog es un complemento para tu preparación al parto y en ningún caso sustituye a la consulta con tu ginecólogo. Por favor haz caso a tu médico y pregúntale cualquier duda al respecto.

Lo que si me encantaría es leer vuestros comentarios sobre lo que podéis comer y lo que no… ¿Qué es lo que más os costó dejar durante el embarazo? ¿Y si alguna vez comisteis algo prohibido?

Venga va! Empiezo yo… el otro día comí anchoas y salmón y aunque sabía que no se aconsejaba, me hice la loca y le dije a mi chico que eso si se podía…  Un par de días acabé comiendo sushi…Uno de mis doctores me dijo que sí podía porque estaba congelado, pero muchos otros no lo aconsejan durante el embarazo.

La mayoría de la embarazadas sabe que durante el embarazo deben evitar el alcohol, el tabaco, la carne cruda y el queso fermentado. Vamos a hablar un poco más detenidamente sobre esto.

¡Espero poder resolver todas las dudas sobre este tema!. Recuerda que esta entrada del blog solo es informativa. No dudes en preguntar a tu matrona o ginecólogo.

embarazo fisioterapia

SOBRE LA CARNE CRUDA, LOS EXCREMENTOS DE GATO Y LAS VERDURAS CRUDAS

Aunque parece que no tienen nada que ver entre sí, están relacionados. La carne cruda, los excrementos de gato y la verdura cruda mal lavada y contaminada pueden producir una infección llamada Toxoplasmosis. Los síntomas de la Toxoplasmosis son parecidos a una gripe con fiebre pero con consecuencias graves para el bebé, el mayor riesgo ocurre en la primera mitad de la gestación pudiéndole ocasionar desde ceguera a retraso mental.  En la última mitad de la gestación los daños serán más leves.

Si te has tomado un bistec crudo, tranquila… no tienes porque estar toda la noche sin pegar ojo, porque las probabilidades son mínimas. Pero es mejor tomar precauciones para prevenir este tipo de infección:

  1. Lavando bien las frutas, verduras y ensaladas:  preferiblemente con agua y un cepillito, también se utilizan productos específicos como la amukina o incluso unas gotitas de vinagre. También puedes bañar las ensaladas en zumo de limón (sustituyendo al vinagre) previo al aceite.
  2. Cocinando bien la carne y el pescado. Los utensilios de cocina que hayan estado en contacto con la carne cruda y/o vegetales han de ser bien desinfectados (recomiendo una vez más el zumo de limón y luego jabón) antes de ser reutilizados.  Tampoco se aconseja manejar carnes crudas ni vegetales con las manos y si lo hacemos nos protegeremos con guantes y luego nos lavaremos bien las manos con zumo de limón y jabón.
  3. Si tenemos gatos en casa hay que evitar cualquier contacto con las heces del animal. Si es gato de jardín, hay que extremar la precaución de no tocarle durante los 9 meses de nuestro embarazo y en caso de contacto lavarnos inmediatamente las manos con jabón y zumo de limón ó desinfectante Amoukina. Es importante no confiarnos en que lavar al gato eliminará los posibles parásitos de toxoplasmosis. Preferiblemente le pediremos a otro miembro de la familia que se encargue de la limpieza de la bandeja de excrementos y si no fuera posible deberíamos usar guantes de jardinería y después lavarnos bien (con zumito de limón y jabón). No realizaremos trabajos de jardinería sin guantes (los gatos son muy limpios y tienden a enterrar sus heces) y en este caso conviene usar mascarilla pues las heces secas también pueden infectar. Y por supuesto, evitar jugar con gatos desconocidos.
  4. Si el gato está dentro de casa y sólo sale muy de vez en cuando (no le daremos de comer nunca carne cruda), le podemos realizar una analítica: si es negativo, desde ese mismo instante se queda dentro de casa para que no haya riesgo que traiga nada de fuera  y si es positivo hay que realizar una analítica de heces y mirar si es portador, es decir, si está eliminando los quistes del parásito que te podría infectar. Si da positivo en heces, hay que buscarle algún amigo o familiar que lo cuide unos 15 días, hasta que pase esta fase de eliminación. Antes de volver a casa le repetiremos este análisis de heces y comprobando que todo ok volverá al hogar.  En caso de que de negativo en heces puede salir, cazar y lo que le apetezca, puesto que al estar inmunizado no puede volver a contraer la enfermedad ni transmitirla.
 Hay que evitar:
  • La carne y el pescado crudo
  • Los embutidos como el chorizo, lomo, salchichón y el jamón serrano. Si quieres darte un capricho puedes cocinarlo a la plancha o cocido por ejemplo  en unas lentejas o al horno en una pizza. Sí puedes comer embutidos cocinados como el jamón de York y pavo. Según los expertos de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, existe la posibilidad de congelar el embutido a -20 ºC, como mínimo durante 24 horas, para acabar con la bacteria. Pero desde mi humilde opinión, prefiero no congelarlo, porque es difícil que nuestro frigorífico alcance -20ºC. Quizás sea mejor hacer una fiestecita después de dar a luz, ya que en la leche materna no hay este tipo de parásitos.
  • Ensaladas, gazpachos de restaurantes mal lavados: en casa no hay problema, pero en los restaurantes es mejor tener cuidado, ya que no sabemos como han desinfectado las verduras y ensaladas.

SOBRE LA LECHE CRUDA, QUESOS SIN PASTEURIZAR Y LA LISTERIOSIS

La listeria es una bacteria que se reproduce en la leche, en la tierra, en el agua, en las plantas, el ganado y en los pájaros. Todos estos productos crudos son una marco ideal para la proliferación de la bacteria.Los síntomas de la Listeria son similares a una gripe: fiebre, náuseas, diarrea, frío… Y también las consecuencias para el bebé son más graves que para la madre.

Hay que tener cuidado con la leche cruda de pueblos y granjas (cuajadas caseras) y los quesos no pasteurizados, revisa siempre que ponga pasteurizado en la etiqueta. Es aconsejable olvidarse de todos los quesos de pasta blanda (brie, camembert, roquefort). El peligro desaparece cuando el queso aunque no sea pasteurizado, se calienta por ejemplo en una pizza (importante dejar que borbotee, no vale con sólo calentarlo). Cuidado también con las tartas de queso caseras…

SOBRE EL PESCADO CRUDO, EL ANISAKIS Y CIERTOS TÓXICOS

El anasakis es un gusano que se encuentra frecuentemente en el pescado. Para evitarlo, basta con cocinar el pescado muy hecho o consumir pescado crudo que haya sido congelado a menos de -20º (pero recuerda que nuestro congelador de casa no mata el anisakis, ya que es difícil que llegue a -20ºC ). No afecta al feto, pero sí a la madre, que podría desarrollar una gastroenteritis o una posible reacción alérgica. El mayor problema es que el tratamiento necesario para combatir el anisakis requiere un fármaco que se ha demostrado que provoca daños severos en el feto.
Hay que evitar: 
  • Pescado Crudo: sushi, anchoas, salmón ahumado, bacalao ahumado, boquerones. Aunque muchas marcas de boquerones y anchoas ya indican en el etiquetado que someten el producto a un proceso que elimina el anisakis.
  • Pescados grandes como el atún rojo, caballa, pez espada: porque contienen cantidades altas de mercurio y este metal es tóxico para el bebé. Opta mejor por pescado azul más pequeño: sardinas, boquerones, caballa, salmonete, salmón a la plancha (1 o 2 veces por semana) y todo tipo de pescado blanco (merluza, lubina, lenguado,bacalao) y otros pescados como la dorada y la lubina siempre muy bien cocinados.  ¿Y en cuánto al atún en lata? Hay muchas contradicciones. Pero tampoco podemos exagerar tanto..no? Lo ideal sería comerlo de forma moderada (2 latas máximo a la semana) ya que al ser un producto de conserva contiene mucha cantidad de sal. Aunque a mí la verdad es que durante mi embarazo me dió por los sandwiches de atún.

SOBRE LOS HUEVOS Y LA SALMONELOSIS

La bacteria salmonella puede encontrarse en los huevos crudos, en lácteos sin pasteurizar y en carnes y pescados poco hechos. No atraviesa la placenta y por tanto no afecta al bebé, pero sí a la madre con síntomas parecidos a una gastroenteritis.

  • Evita los huevos crudos (huevos pasados por agua) y mayonesa casera. Sí puedes comer mayonesa de bote que especifique que está pasteurizada.

CUIDADO TAMBIÉN CON ESTOS ALIMENTOS:

No comer Hígado (PATÉ O FOIE-GRAS):  Los patés caseros no están pasteurizados, y puede contagiar la listeriosis; y los que están empaquetados se recomienda no abusar porque suelen contener tóxicos.

Café y té. “Se recomienda 1 taza al día».  Cuidado con las infusiones raras ya que no existe ninguna evidencia científica. El poleo también se ha descrito como peligroso debido a sus propiedades abortivas. » Sí puedes Tila,Manzanilla y Té de Rooibos «. El té de rooibos es la infusión perfecta, especialmente durante los primeros meses de embarazo, este té tiene antioxidantes que estimulan las defensas.En cuanto al Té de Manzanilla no hay evidencia clara, por lo que se recomienda un consumo moderado (1 taza al día), aunque algunos expertos recomiendan reducir su ingesta 1 o 2 veces a la semana durante el 1º trimestre de gestación.

Evita las bebidas gaseosas y azucaradas. La tónica tampoco se aconseja porque tiene quinina que si se ingiere en grandes dosis puede ser nociva para el bebé. Lo más sano para tu piel y tu bebé es beber mucha agua.

No te excedas con el azúcar, la sacarina, la bollería industrial, chucherías y productos azucarados: solo aportan calorías vacías, y sus nutrientes son de muy baja calidad.

También en la cocina encontramos ciertas hierbas como el perejil o el orégano que también se han descrito como abortivas. Aunque esto la verdad me parece un pelín exagerado!

CONSEJOS SALUDABLES: 

Durante el embarazo se necesita más que nunca una dieta equilibrada para desarrollar un organismo fuerte y sano.

Compra alimentos lo más ecológicos posible, para evitar la entrada de sustancias tóxicas para nuestro bebé. Es aconsejable la ingesta diaria de productos integrales y proteínas que se obtiene de la carne, pescado, huevos, legumbres, frutas, verduras, aceite de oliva, semillas y frutos secos. El arroz, la pasta y el pan integral contienen menos calorías que el arroz y pan blanco y aportan más vitaminas y minerales. El arroz, pasta y pan blanco se transforman rápidamente en glucosa.

¿Y qué pasa con la leche? Es cierto que el bebé necesita calcio para su desarrollo, pero hay partes del mundo como Japón e Indonesia donde no consumen productos lácteos y los bebés nacen completamente sanos. Hablaremos más detenidamente sobre la leche en otra entrada. Pero para resumir si sientes que no te apetece la leche, no te obligues a tomarla. El calcio podemos conseguirlo de: verduras de hojas verdes, las legumbres, los cítricos, nueces, frutos secos, ajo, cereales, salmón, las semillas de sésamo y algas marinas.

Los ácidos grasos esenciales omega-3 son necesarios para el desarrollo del cerebro del bebé y la retina del ojo. Están en: el pescado azul como el boquerón, caballa o bonito (elegir pescados pequeños para evitar la acumulación de metales pesados), carne ecológica, semillas de chía y sésamo, nueces…

El Yodo también es importante para el coeficiente intelectual y desarrollo psicomotor del bebé, está en el: pescado, algas, acelgas y judías verdes.

Y como dice el ginecólogo Michel Odent: <Norma del embarazo: sea feliz, coma sardinas y no se olvide de cantar>.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te ayudo a brillar en tu maternidad sin dejar de ser tu misma

Soy Laura Vázquez fundadora de Luce tu Embarazo y quiero acompañarte en el maravilloso mundo de la maternidad, desde tu embarazo hasta tu recuperación postparto.


    ×